viernes, 21 de noviembre de 2008

Seven Days

Nos conocimos en un bar.

Yo estaba con dos amigas matando un viernes por la noche. Caímos en un pequeño barsucho en Palermo y terminamos bailando toda la noche.

Se acercan dos muchachos, éramos tres. Nos ponemos a hablar, detecto acento extraño. No hay cosa que me mate más, que el acento de un provinciano o un centroamericano. Procedentes de la tierra del Regaetton (odio este ritmo, pero bueno, no era Daddy Yankee por suerte). Médicos, cursando un postgrado.

Bailamos y nos miramos toda la noche y al final nos pasamos los teléfonos. No me pude sacar su sonrisa de mi mente durante toda la semana.

Viernes siguiente, salimos. Fuimos a tomar algo, después a bailar, luego a desayunar y no pasaba nada. Los nervios ya me estaban matando, hasta que con la luz del día vino el beso. A partir de ahí no nos despegamos ni un minuto. Durante lo que duró nuestra relación fue el más dulce, el más compañero, el más lindo de todos. Todo lo que quise en un hombre estaba en él. Fueron los siete días más lindos de los últimos meses.

Sí, solo siete días, lo que leyeron, porque al tercero me enteré que lo trasladaban detrás de la cordillera.

Después seguimos chateando con muchas promesas de encontrarnos en alguna cabaña alejada del resto del mundo y a mitad de camino de las dos ciudades, pero las promesas se esfumaron entre emoticones y zumbidos.

Hoy me llamó. Se va para sus tierras, pero antes de hacerlo, quiere verme…

7 comentarios:

Minerva dijo...

Quién te quia lo bailao Chica, y con este bailaste, literalmente!

Dalmiro Sacapunta dijo...

Qué horror!
¿Y qué vas a hacer?

Yo una vuelta me enamoré de una brasilera en un crucero y estuve meses tratando de rastrearla. Sólo sabía el nombre y que vivía en Brasilia. Llegué a ahorrar la guita para el pasaje, a ir al lugar donde iba a sacarlo, y ahí me hice una pregunta que quizás pueda servir: ¿Qué me va a lastimar más? ¿Ir detrás de la quimera hasta tocar el fondo y asumir que no se puede, o abandonar ahora con el sufrimiento que ello implica?
Mi consejo es que, si ya sabés que de un modo u otro vas a sufrir, ¿entonces por qué no lo vas a hacer? Si total ya estás hasta la manija... Tratá de aprovechar el momento al mango y de pasar un lindo día y tener sexo toda la noche... vas a ver que en el momento es duro pero después el recuerdo te va a arrancar una sonrisa... De otro modo el recuerdo te trae amargura...

Fuerza ídola. Tratá de disfrutar sin mayores consideraciones.

Ana dijo...

Ta bien, serán 7 días, pero quién te quita lo bailado??

Anónimo dijo...

No lo dudes!!!!anda ,
y si es una despedida que sea la mejor!!!!!
Éxitos!!!!!!!

Lula dijo...

Oops.. adelanto el viaje!!
Ya no tengo ni tiempo para analizar

Y si, que pierdo no? Además, habrá que escuchar que tiene para decirme..

Mmm..

Dalmiro: Estoy en las pistas! Tranquilo, que me queda rato por aca
jaja
Besos

Anónimo dijo...

el exito es un camino no un destino!!! disfruta el viaje.
te quiero mucho.

luly dijo...

y que paso al final, quiero saber!!!