jueves, 29 de mayo de 2008

Reflexiones sobre la infidelidad


Toda mi vida fui una “abanderada” de la fidelidad. Soy de la idea de que si estas realmente enamorada de tu pareja la infidelidad no tiene chances. Tentaciones hay en todos lados, por algo somos de carne y hueso (sobre todo de carne), y es normal que se nos crucen en la vida otros personajes que nos “mojen los calzones”. Pero también es verdad, que nos diferenciamos de los animales por nuestra capacidad de razonamiento que nos permite en ciertas circunstancias poder aplicar algo de criterio y frenar el instinto animal. ¿Voy a arriesgar todo lo construido con mi pareja por un polvo? Naa, mejor lo capitalizo y lo utilizo para tener una noche de mejor sexo con Roberto.

Y así, transcurrió mi vida en pareja durante tantos años.

En las miles de charlas entre maní y cerveza helada con amigos siempre era yo la que saltaba con: “¿Que la fidelidad es imposible? Cualquiera, mirame a mi…o a fulanito y fulanito”. Y en ese instante, era cuando tristemente me enteraba que fulanito no era tan “Naif” como yo me imaginaba.

Sostuve estas teorías contra molinos de viento, hasta que me vi envuelta en el peor de los ejemplos: me cagaron a mí. El ser humano más fiel y honesto del mundo, me cagó.

A partir de ese momento, mi visión empezó a cambiar. Hoy en día, no conozco persona que no haya cagado y haya sido cagada.

Ok, puede pasar. Pero…si la infidelidad existe y es casi inzafable, ¿La tenemos que aceptar? Pienso que errar es humano y a veces nos puede hasta servir para valorar lo que realmente tenemos y ver más de cerca el riesgo que corremos y lo poco valioso que es transitarlo. Como en la película El último Beso, donde necesita hacerlo para darse cuenta de lo muco que puede perder.

Pero, ¿Hay vuelta atrás? Si lo hicimos una vez, y nos damos cuenta que es fácil ocultarlo y nos genera esa adrenalina que tu pareja gritando los goles de boca en cuero mientras se come un sándwich de mortadela no te genera… podemos frenarlo?

Entonces, La infidelidad es un mal sin cura y sin vuelta atrás?


12 comentarios:

Julia dijo...

Es un tema complejo. Creo que primero no se puede caer en generalizaciones. Pensar que nunca se puede ser infiel o que nunca se puede perdonar una infidelidad es generalizar. Hasta que no te toca, no sabes como vas a actuar. Creo que también eso se construye con la pareja. La misma pareja pone lo límites de que es infidelidad y que no. Histeriquear con alguien es ser infiel? que te guste otro y no hacer nada es ser infiel? Pensar en otro es ser infiel?. O solo cuando llegas a los hechos lo sos?.
Creo que lo más importante es ser fiel con uno mismo, y de ahí saldrán las consecuencias que eso implique.

Luis dijo...

La infidelidad no es al otro; es a uno mismo.
Si vos sos fiel o infiel tiene que ser por tus propias y respetables convicciones, mas alla de la otra persona.
Si vos sos fiel a tus convicciones, la otra persona la vas a valorar si se ajusta a ellas. Por eso hay gente que teniendo una excelente persona a su lado, igual le es infiel, sin que el resto pueda comprender el porque, o viceversa.
Saludos.

Anónimo dijo...

"de los cuernos y la muerte no se salva nadie"
NN

Dalmiro Sacapunta dijo...

No me hago cargo de la extensión de mi respuesta.

Para mí es una cuestión que trasciende la pareja, y que tiene una onda más cultural.

Vivís en una sociedad que está organizada en función de la fidelidad, pero que tiende generalmente a la perversión y el descontrol. Esto es así porque exactamente así (quizás, tal vez, no me la quiero tirar de Julián Sociólogo eh) es como son las cosas dentro de uno. ¿Cuál es el fundamento más groso de la fidelidad? --> Esquivar el sufrimiento. El amor de las parejas, por alguna razón genera esa compulsión por la exclusividad. Se adquiere un derecho de propiedad sobre un cuerpo. Esta es MI novia y si alguien la toca, a mí me hincha las pelotas, me sube el azúcar y tengo reacciones hormonales espantosas. No quiero que nadie la toque (hasta hay gente que sufre de celos injustificados y que se complica la vida con raíz de esto). A cambio, yo no me dejo tocar por nadie. Al mismo tiempo, uno va por la vida muy campante, y sufre tentaciones. Entonces ¿sos careta si creés en la fidelidad? ¿Estás negando instintos básicos de tus hormonas? Qué sé yo.. ¿pensaste que te iba a dar una respuesta? Vas a tener que pensar, lector!!

Pero también hay que asumir que la infidelidad es una posibilidad latente. Si vos asumís un compromiso con una persona, tenés que agarrar y cumplirlo, y si lo incumplís, tenés que hacerte cargo de las consecuecias, más allá de que se lo transmitas o no.

Yo fui infiel dos veces. La primera vez lo conté, fui sincero y lo dije. Con los años vi que en realidad transmitir esa bomba, tenía el único objeto de sacarme un poco la mochila de culpa que me generaba, pero cada uno (insisto) lo hace por los motivos que sean y las tiene que descubrir. Después volvió a pasar y lo tomé como un signo de alguna cosa. En el caso me sirvió para ver que toda la etapa de infidelidad (fueron un par de veces con una misma Srta. Amante) tenía una razón: mi relación con mi novia estaba putrefacta y no daba para seguirla. Entonces la terminé pero nunca le dije lo que había acontecido. MUCHO CUIDADO porque sé lo que estos textos planteados como regla general terminan generando. No seas tan pelotudo, chabón/mina que estás leyendo, de pensar tu relación está podrida porque la/lo cagás, quizás tiene otras razones que en cada caso cada uno tiene que pensar y descifrar. Parece al pedo la aclaración, pero no lo es, porque las personas (yo principalmente) quieren siempre tener un manual de donde obtener respuestas. NO, no es así. Así fue en mi caso y yo extraje esa conclusión mediante horas y horas de meditación y sinceramiento.
Queda hecha la aclaración y el depósito que marca la ley 1342314 (del menor esfuerzo).

Creo que tenés esas dos órbitas. Por un lado hacés una alianza, un pacto; y por otro lado tenés un deber de no traicionar tus instintos ni tu naturaleza. ¿Qué pasa si tu naturaleza va en contra de ese acuerdo? En mi caso yo trato de entenderme a mí mismo y de dominar aquellos instintos que me perjudican en una órbita de más profundidad sentimental. Porque estar con una que te conoce y te banca, que te quiere y te dice cosas lindas todo el tiempo, es muy difícil de lograr. Se puede, pero es algo en lo que hay que laburar todos los días, y cada día más que el anterior ¿viste? Es algo muy grosso. Yo ahora estoy hace bastante rato con esta chica y en ningún momento se me presentó la oportunidad ni las ganas de hacer cagadas, pero igual hay que estar construyendo frenos y razones para que, cuando se presente, poder sortearla con éssito. Y si no se puede no hay que darle tanta vuelta. Leche hermano, te venció la naturaleza. No hay que hacerse el gil. Si la corneada significa que querés menos a tu novia, afrontalo y hacete cargo, porque hay un problema que va a tender siempre a agrandarse. Y si no significa nada ponele media pila y no chupes tanto, o no generes ocasiones que sabés que pueden decantar en una infidelidad. En actitudes muy mínimas de lo cotidiano es donde está el germen de la fidelidad. Así por lo menos lo vivimos la mayoría de los portapenes. No sé cómo será en el mundo femenino, pero quizás a alguna le pasan cosas parecidas. No sería tan descabellado, pues no son razonamientos ni cosas de las que estén excluidas las portarroscas.

No olvidarse tampoco de que por ahí vos estás haciendo un enorme esfuerzo, y logrando algo que te da cierto orgullo, porque es una batalla interna que uno gana en pro de lo que cree que lo va a hacer más profundamente feliz... y después, mientras escribís teoremas sobre la fidelidad, tu novia está danzando el pericón encima de la goma de un compañero del laburo ¿viste? Son cosas que pueden pasar. Lo aclaro porque muchas fundamentaciones para defender la infidelidad provienen del resentimiento, cosa que nunca sirve para mucho, y que no explica nada. Estás dolido porque te cagaron, listo. No metas a todos en la misma bolsa ni saques conclusiones, porque si partís de una premisa apasionada, vas a llegar a un corolario pelotudo.

En síntesis: vos hacé lo que vos quieras. Respetá tus hormonas, tus mandatos, tus dudas, tus debilidades. Mamalos y experimentá a ver qué pasa. Pero no cometas el error o la guachada de querer tener la chancha y los 20, porque entonces lo más probable es que termines lastimando a alguien.

Tus reflexiones me parece que provienen de que vos estás tentada. Querés ser infiel pero ni cultural ni racionalmente te cierra por ningún lado. Seguí pensando y en algún momento vas a llegar a algo. Pero no lo ocultes al chabón y menos te lo ocultes a vos misma. Que sepa que vos tenés estas cavilaciones, porque la más mínima falta de transparencia, lamentablemente, suele traer consecuencias nefastas.

En mi experiencia, no aconsejo la infidelidad, pero no defiendo la monogamia ni me rasgo las vestiduras por nada. Es una procesión muy íntima que cada uno lleva como le parece, y los demás están afuera y no pueden opinar (evitemos la clásica conversación molesta de parejita pelotuda que hablan de las infidelidades de otros y se horrorizan, y cuando llegan a la casa ven la temperatura y se van a dormir mirando hallmark). Es mi cultura, punto. Yo soy fiel porque a mí, tratando de abstraerme de muchas cuestiones, me parece que es mejor cumplir tu palabra que no cumplirla. Y además las veces que hice cagadas no me sirvió de mucho ni me generó una satisfacción que lo hubiera hecho valer la pena.

Pero bueno... jejeje... tal vez vos tenés algo muy copado y no te lo querés perder. Pero vas a ver que al final va todo para atrás cuando querés hacer muchas cosas a la vez.

En definitiva, como digo siempre, en alrededor de medio siglo, la mayoría vamos a estar muertos, así que todo piola.

Suerte ídola!!

Salud!

Anónimo dijo...

Te juro que me sentí mas que identificada con el post, porque me pasa exactamente lo mismo...
No defiendo la infidelidad, porque se lo que duele, pero tampoco reprocho nada porque todas las situaciones son diferentes.
Amo al que come "sanguche" de mortadela, pero me vuelve loca en la cama otro tipo, que se le va a hacer.
Mas de una vez pienso que estoy loca y no le busco respuesta a nada. Muy de vaga, muy de dejada, lo se.
Muy real el comentario de Dalmiro Sacapuntas...

pepperina. dijo...

No creo que todo el mundo sea infiel. La infidelidad es mental, de ahí a concretarla es algo que queda en la persona en cuestión. Es decir, creo que cuando sos infiel es porque algo no te están dando, algo falta. También hay extremos, personas que engañan por miedo a ser engañados o personas que engañan queriendo a la persona con quien están es muy complejo por las cosas que vienen de raíz.
En mi caso, no justifico en ningún sentido la infidelidad y tal vez por tonta, opino lo mismo que vos. Si querés a una persona no tenés necesidad de estar con otras. Creo que de eso se trata querer, de sentirse completados en algún sentido por algún alguien.
Si soy una boluda y me estuvieron cagando toda la vida, seguirán haciendolo, porque por lo pronto no considero redituable ni justificable la infidelidad en ningún aspecto.
Además considero que cuando uno es infiel es proque atrás no hay nada, o por lo menos nada que perder.
De todas formas, las personas somos débiles vivimos rozando y probando nuestros propios límites, así que concluiría tal vez en decirte que ninguna regla es aplicable a todos los casos, ni ninguna concepción de infidelidad ni nada.
Creo que es como dijo Julia, lo impotante es serse fiel a uno mismo, mentirse a uno mismo es peor y a la vez el origen de mentirle al otro.
Un beso.

Alexa dijo...

Yo creo que si amamos a nuestra pareja de verdad no existe cabida para ser infiel, pero sobre todo tenemos que tener a Dios en nuestros corazones, mi esposo me fue infiel y lo perdone de corazón, y aunque nuestra pareja nos sea infiel no quiere decir que tenemos que hacer lo mismo tenemos que tener un poco de dignidad y respeto por nosotros mismos y amar y entregarse de verdad.

yo dijo...

Coincido 100% con Dalmiro en esto.

Anónimo dijo...

pues creo que en caso del hombre ellos mismo fijan su destino ya que la vida es todo y cada uno de los detalles que tienen con sus esposas y ya sean buenos o malos erroneamente creen que en otra persona van a tener una vida diferente si desde el momento que se vuelve algo a escondidas quiere decir que esta mal y pobres porque cuendo son descubiertos son como unos niños desvalidos que nicesitan ser perdonados por su esposa para estar en paz con ellos mismo pero como dice el dicho palo dado ni dios lo quita y desafortunadamente despues ya nada es igual y lo mas triste de esta historia es que es el momento en el que ven las cualidades de su esposa y el valor que tienen.

Anónimo dijo...

pues creo que en caso del hombre ellos mismo fijan su destino ya que la vida es todo y cada uno de los detalles que tienen con sus esposas y ya sean buenos o malos erroneamente creen que en otra persona van a tener una vida diferente si desde el momento que se vuelve algo a escondidas quiere decir que esta mal y pobres porque cuendo son descubiertos son como unos niños desvalidos que nicesitan ser perdonados por su esposa para estar en paz con ellos mismo pero como dice el dicho palo dado ni dios lo quita y desafortunadamente despues ya nada es igual y lo mas triste de esta historia es que es el momento en el que ven las cualidades de su esposa y el valor que tienen.

Anónimo dijo...

pues creo que en caso del hombre ellos mismo fijan su destino ya que la vida es todo y cada uno de los detalles que tienen con sus esposas y ya sean buenos o malos erroneamente creen que en otra persona van a tener una vida diferente si desde el momento que se vuelve algo a escondidas quiere decir que esta mal y pobres porque cuendo son descubiertos son como unos niños desvalidos que nicesitan ser perdonados por su esposa para estar en paz con ellos mismo pero como dice el dicho palo dado ni dios lo quita y desafortunadamente despues ya nada es igual y lo mas triste de esta historia es que es el momento en el que ven las cualidades de su esposa y el valor que tienen.

yoha dijo...

pues yo que puedo decirles viví 11 años siéndole fiel a mi esposo porque el se fue para estados unidos pero un dia de tantos problemas que a veces teniamos ofensas y tantas cosas lo engañe lo peor que con un mi primo y lo peor de eso me di cuenta que no es lo mismo para quitarme esa culpa de que el otro era mi primo me involucre con otro hombre menor que yo 7 años el dice que me quiere pero yo no me siento bien me arrepiento de todas esas estupideces porque aunque nadie lo sabe eso a mi me hace sentirme una mujer sin valores ni principios y lo peor que pienso es que no creo que cuando vuelva a ver a mi esposo lo nuestro pueda seguir no se que hacer pienso que eso es lo peor que he podido hacer en mi vida.