martes, 24 de junio de 2008

Arañando los restos de mi adolescencia

A veces con Lula reflexionamos y concluimos que, nos sentimos con tanta crisis, porque las decisiones que comenzamos a tomar a esta edad, empiezan a marcar el rumbo de nuestras vidas.

Hasta un cambio de trabajo puede determinar muchas cosas. Ya no nos ponemos de novias con cualquiera, primero analizamos hasta la forma que agarra los cubiertos, no sea que le ponga tensión al cuchillo y termine siendo un asesino serial.

Con mi psicologa hablo mucho de este tema. Tengo terror a crecer, tengo miedo a tomar muchas decisiones. Lo mas importante de la semana ya no es que me voy a poner el sábado para ir al boliche, como podía serlo 5 años atrás. Ahora pasamos a otro nivel:
Alquilo o ahorro para comprar?
Saco un crédito o me voy un año a Europa?
Apuesto a mi carrera o dejo de estresarme y hago pulseritas en plaza Francia?

Banales o no, todas estas cosas comienzan a perfilar un estilo de vida a largo plazo.
Y cuando uno ya no es un ser independiente, sino que tiene al lado a otra persona con quien tomar en conjunto (o no!), decisiones, el dilema crece.

El planteo vino de la siguiente manera:
El: "vamos a seguir jugando a ser noviecitos o vamos a tomar esto como un compromiso?"
Yo: (cri cri) Cara de terror.

Acto seguido, sacó de su bolsillo un juego de llaves. Mejor dicho, OTRO juego de llaves. Uno adicional. Uno para mi. Para que entre y salga de su depto a piaccere.
El: "Y además medio placard es tuyo, cuando quieras podés venirte aca".

Me da pánico, mucho. Somatizo y siento que me ahogo.

Su gesto es divino. Muestra compromiso y un voto de confianza hacia mi.

Pero yo, que sigo arañando los restos de mi adolescencia, no puedo mas que somatizar y sentir que me ahogo en lo profundo del mar.

Es el comienzo de cambios. Grandes.

Si me mudo, hay cosas que voy a tener que admitir: que ya soy grande, que estoy en una relación comprometida (por lo cual no debería mantener algunas velas encendidas "por las dudas"), que ya no puedo tomar decisiones tan egoístas sin tener en cuenta a nadie. O sea, como bien dijo él, que ya no soy una noviecita.

Es muy lindo, y al fin y al cabo, todo el mundo pasa por esta situacion. Algunos la llevan mejor que otros.

Pero yo, que ultimamente me perfeccione en el arte de analizar cada movimiento con excesivo detalle, no puedo dejar de mirar atrás con nostalgia esos dias en que las decisiones eran insignificantes.

Cuando era chiquita, ansiaba ser mas grande, para formar mi familia y hacer lo que quisiera.

Hoy, todo lo contrario. Asi es mucho mas facil y todo es mas justificable!

6 comentarios:

Yle dijo...

... q fuerte... pero nada es eterno, ni ninguna decision te ata irremediablemente a nada. puedes querer algo ahora y validamente no quererlo despues. decide y prueba, nada se pierde.

Bortol dijo...

exacto al comment anterior. Hay muchisimas decisiones que no son decisivas o inamovibles... para mi el secreto es decidir y corregir... cmo si uno tirara y viera cuan lejos del centro pegó y entonces corrije...
Lo que sí, si te vas a vivir hacela bien... sin chongos ni boludeces... y si no da, no da y te vas... sencillo
saluts

Desquiciada dijo...

Yo creo que es inevitable no pensar esas cosas. Y es un gran paso. Pero como dicen los demás comentólogos, debería probar. Si no da, listo. Pero si no probas te terminas quedando con una sensación de incertidumbre "que hubiese pasado si...?"
Es una decisión grossa y me parece perfecto todo el análisis. O no sé si perfecto, pero yo hago exactamente lo mismo.

emilio dijo...

la adolescencia es un periodo hermoso: hay que saborearlo, disfrutarlo, gozarlo, por que es muy sabroso. pero es ESO: un PERIODO. Y uno transcurre a traves de ese periodo, llega un momento que termina y ocurren otras cosas, y hay que enfrentarlas. Lo que decis es muy cierto: a esta altura, ya tomamos decisiones de vida. Pero antes tambien tomabamos decisiones de vida! No eramos tan conscientes de eso, nada mas.
Creo que empezas a darte cuenta de que no queres decir "me salió" la vida, sino "hice ESTO" con mi vida, pero como podes equivocarte, tenes miedo a decir "hice ESTO MAL" con mi vida...
Ultimamente pienso queremos armar castillos y nos angustiamos por que no tenemos todos los ladrillos... pero creo que la vida siempre nos da los ladrillos que necesitamos en los momentos justos, asi que no debemos desperdiciar lo que ya tenemos... al menos, para siempre ha sido asi, con todo lo bueno y lo malo. Tambien hay que mirar al costado, hay mucha gente que empezo con muy poco, y a fuerza de remar, hoy ha llegado muy lejos, si ellos pudieron, bueno, uno tambien puede.

.::Terrenal::. dijo...

Hola Sofi! como estas? la verdad que es verdad, uno llega un momento que cambia el peso de las decisiones, quizas de ser vanales a directamente mas que importantes. Sin embargo, no desesperes, todo cae por su propio peso, y estoy seguro q cdo tengas q decir algo crucial toda la experiencia previa te va a ayudar. Te lo digo porque me pasa, paso y pasara.

Estamos en contacto
Muy lindo post.

saludos

yo dijo...

Me pasa lo mismo