sábado, 26 de diciembre de 2009

Navidad: Despues de las 00.00am

Brindamos en familia, todos comieron pan dulce menos yo que lo detesto con toda la furia, almendras con chocolate, helado, turrón, mantecol y todo lo que ya sabemos que se come en Navidad. Nunca voy a entender como nos dejamos llevar por esta tradición que no nos pertenece con estos 30º y 90% de humedad. Entre el vino, el champagne, el anana fizz de la abuela y todas estas porquerías hipercalóricas no paramos de chivar en toda la noche. Porque seremos tan masoquistas?
Después vienen los regalos y las bombachas rosas de rigor, que sabemos que habitarán eternamente en el fondo del cajón de casa. Otra cosa loca, es que es casi imposible que todos estén satisfechos con los regalos. Los que invirtieron un huevo de plata y tiempo se desilusionan ante los regalos con los que son retribuidos, y los que estuvieron ratas se sienten mal porque el otro se pudo más las pilas y aflora la culpa. La que siempre esta contenta es la abuela, que todo regalo es bienvenido y agradecido con lágrimas en los ojos.
El perro grita como loco porque no puede comprender que esa pasando allá afuera con tantas explosiones, a todos nos da pena entonces termina comiendo todo tipo de porquería y a eso de las 00.30am limpiamos el primer vómito del perro.
- Hermana, a que hora caen tus amigos?
- Mmm ni idea… pero si no vienen mejor, estoy muerta y no quiero ni moverme del sillón. Los tuyos?
- Estoy igual que vos… pero viene Ana (novia) y vamos a una fiesta callejera a tres cuadras de acá… acompañame no seas garca…
Es ahí cuando empiezan a caer los mensajes de texto de mis amigos: Lula estoy frita, no soporto mas a mi vieja…me voy a dormir. Lula, me cayó mal el budín de atún de la tía, me quedo en lo de mis suegros porque no me puedo mover del baño. Lula, acá con los chicos nos fumamos un porro navideño y estamos de bajonazo, te quedó algo de morfi?
Y sí, no soy yo la única a la que los años se le vienen encima como un volquete de construcción, estamos todos grandes y ya no se dan las salidas de Navidad en las que terminamos a las 10.00am tomando sol en algún patio.
Me fui con mi hermano y su novia siete años menor que yo. Para mi sorpresa, a tres cuadras de casa en el medio de la calle había una gran fiesta. Todos se saludaban y bailaban en grupos. No todos, yo no conocía a nadie!
- Pero si vos ibas al mismo colegio que yo, cuando estabas en 5º año…yo en que año estaba?
- En 5º grado Ana (Hijaa, no me pongas mas nerviosa mocosa!)
Le mando un mensaje a los chicos: “Estoy en una fiesta en la calle, nosotros que siempre tuvimos tanta onda, ¿en que momento dejamos de enterarnos de estas cosas?”
A los diez minutos estábamos ahí todos y para nuestra sorpresa, ellos tampoco conocían a nadie. Salvo a una que se acerca y dice:
- Yo te conozco!
(Posibles respuestas:
a) Nos conocimos en Rumi, hace un tiempo… que buen sexo que tuvimos
b) Vos no salías con mi mamá?
c) Sos docente en la facultad…)

- Ya se, vos sos docente en mi Facu. Diste una clase aburridísima que me quedé dormida.
Por mí ya esta, era lo que faltaba para confirmarlo: estamos grandes.
A dormir!

6 comentarios:

Monstruo dijo...

Ja! bueno, por lo menos saliste, yo me quedé en mi casa re bajoneada y llorando. Unas navidades para olvidear, definitivamente.

Saludos.

::♥ Sol ♥:: dijo...

Tiene razón monstruo!! :)

Lula dijo...

Monstruo y si vemos las crisis como oportunidades?!?!?! Toda separacion es la oportunidad de volver a elegir entre tooodo el universo de posibilidades!
O no?!
Feliz Navidad!

F.R.B. Administracion de RR.HH. dijo...

Lo malo no es empezar a ponerse viejo, sino empezar a darse cuenta,

chaly vera dijo...

Viejito pascuero!!!!!!!!

Mel dijo...

En las fiestas hace unos años que aflojo temprano una o dos horas despues del brindis, no es que no tenga ganas de salir...es que me la paso cocinando todo el dia mientras por ejemplo: mi cuñada se rasca, pinta las uñas y se va con el novio x ahi, llega a las 22 hs para comer y a la 1 am me dice: uhh que aburrida!! ya tenes sueño???
Si nena! me la pasé en la cocina mientras vos te rascabas.

Si, odio las fiestas!